Monthly Archives: enero 2014

Se Informa el Sensible Fallecimiento de Paula Gabriela Campos

1554414_10202892880260523_1835984663_n

Se informa el Sensible Fallecimiento de nuestra querida Paula Gabriela Campos Morales, paciente Interna del Centro.

Sus restos están siendo velados en la Capilla del Sanatorio Marítimo San Juan de Dios Avda. Atlántico Nº 4050

Su Eucaristía de despedida, se realizará mañana Sábado 01 de Febrero a las 10.00 hrs.

Sus restos serán trasladados en el Cortejo Fúnebre al Cementerio Parque los Pensamientos

Santa Julia 799

 

Niños y jóvenes de Sanatorio Marítimo realizaron paseo por el borde costero

IMG-20140123-WA0015

La Institución, retomando estas antiguas costumbres, alegró la tarde de decenas de niños con daño neurológico severo, que pudieron ver el mar y contactarse con su entorno.

Al igual que en los tiempos que el Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios” se encontraba en pleno borde costero, en avenida San Martín de Viña del Mar, decenas de niños con daño neurológico que viven y se rehabilitan en el recinto hospitalario, ahora ubicado en el Tercer Sector de Gómez Carreño, pudieron visitar la playa, ver el mar, tocar la arena y compartir con su entorno.

La iniciativa del Sanatorio Marítimo, tiene por objetivo motivar a más personas a “apadrinar” a estos niños, sacarlos a pasear, entregarles compañía, afecto y atención, ya que en su condición de total o parcial estado de abandono, muchas veces no tienen ninguna posibilidad de interactuar con más personas.

Así lo indicó Pamela Ossandón, Subdirectora del Área Médica del Sanatorio, quien explicó la importancia de la neuro estimulación para estos niños y para eso es fundamental estar en contacto con otros y poner en práctica sus potencialidades de comunicación.

Cabe destacar que en esta salida de los niños del Sanatorio, los menores fueron reconocidos y agasajados por las personas presentes en el sector de la Playa del Deporte, y también recibieron de regalo, helados por parte de los trabajadores de la empresa Bravíssimo.

“Hacemos un llamado a más personas, a más empresas a que cooperen en mantener y ojalá aumentar la calidad de vida de nuestros pacientes de alta complejidad, ya que no sólo tienen necesidades de recursos e insumos para su correcta mantención, si no que necesitan mucho amor y sentirse importante para otros”, concluyó Ossandón.

Sanatorio Marítimo crea taller para jóvenes con multidéficit.

DSCF6679

Algunos llegaron siendo sólo unos infantes, pero luego de sobrepasar el límite de expectativa de vida para estos pacientes de alta complejidad, es el recinto hospitalario quién debe buscar las formas de financiar sus necesidades y mantener su calidad de vida.

Rita Suazo tiene 30 años y vive en el Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios” de Viña del Mar, desde 1999, cuando fue derivada desde su hogar en Padre Las Casas, IX Región, por haber sido vulnerada en sus derechos, patrón que se repite entre los 52 niños con daño neurológico profundo que residen y se rehabilitan en el lugar.

Primero arribó al recinto ubicado en San Martín con 15 Norte, pleno centro de la Ciudad Jardín y ahora, se encuentra en las nuevas dependencias, ubicadas en el Tercer Sector de Gómez Carreño.

En este nuevo y moderno edificio, un poco más lejano que el anterior y sin los mismos accesos, pero con amplios terrenos y moderna infraestructura, la alegre y atenta joven perdió casi en forma completa, el contacto con personas externas al Sanatorio, ya que por el cambio de ubicación del recinto muchas personas dejaron de visitar a los niños y realizar donaciones a ellos. Como si el Sanatorio Marítimo hubiera “desaparecido” del mapa.

Al igual que los 52 niños y jóvenes que viven y se rehabilitan en el lugar, Rita tiene parálisis cerebral, daño neurológico severo y profundo, pero actualmente se encuentra en una condición especial. ¿Cuál? Sobrepasó los 26 años, que es el límite de expectativa de vida para este tipo de pacientes de alta complejidad, por lo tanto, ha dejado de recibir todo apoyo y subsidio que hasta los 25 recibía por parte del Estado, a través del Servicio Nacional de Menores, el Ministerio de Salud, y de Educación, entre otros organismos.

El Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios” debió asumir este nuevo escenario y esta importante dicotomía.

Por un lado la alegría y orgullo por el gran servicio de calidad que se le otorga a los pacientes en forma permanente, que permite que con ayuda profesional especializada, infraestructura adecuada y moderna, tecnología y elementos especiales para neuro estimularlos en sus terapias, han logrado que estos jóvenes multirretos puedan seguir viviendo en buenas condiciones de salud por sus cuidados e interactuando debidamente con su entorno.

A su vez, esto deriva en un problema de gravedad para la Institución benéfica, porque se enfrentaron con el panorama de que no había recursos para mantenerlos, una vez que cumplían 27 años, por lo que debieron buscar formas para poder recaudar el dinero y donaciones necesarias para solventar mensualmente todos los insumos y gastos necesarios para el correcto cuidado de su salud, en las mejores condiciones, hasta el fin de sus días, ya que estos pacientes, si no son adoptados por familias, terminan sus vidas en el Sanatorio.

¿Qué pasa después?

La Organización, hace un año, al realizar los cálculos y notar que faltaban estrategias que brindaran oportunidades de desarrollo de las capacidades de estos jóvenes multidéficit, creó una nueva instancia llamada “Taller Protegido”, el que depende del área de Terapia Ocupacional del Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios”.

Dicha iniciática, que tiene por objetivo final utilizar los conocimientos que estos jóvenes adquirieron hasta los 26 años en su formación escolar según lo dispuesto por el Ministerio de Educación en términos de Educación Especial y su Decreto propio, y ponerlos en práctica en alguna actividad que les permitiera una mayor integración y sentirse útiles en un proceso que involucra sus pares y asistentes.

El rubro elegido fue la manipulación de alimentos, donde ocho jóvenes ya tienen la posibilidad de vender los productos que elaboran en dependencias especialmente habilitadas para ello, destacando que sus pies de limón y tortas ya son encargadas y se están haciendo conocidos por la comunidad de Gómez Carreño.

Estas actividades que realizan, les permitiría generar en algún momento sus propios ingresos, que ayuden a solventar, en algunos casos, sus gastos en artículos de primera necesidad, tales como pañales o alimentación especial.

El Taller Protegido en sí

El “Taller Protegido” en un principio nació en junio de 2013, como una iniciativa del área de Terapia Ocupacional para los mismos pacientes del Sanatorio, pero luego se abrió la posibilidad de que otros jóvenes, externos al Sanatorio, puedan asistir y participar de este innovador proyecto regional que potencia las habilidades adquiridas en su proceso de formación educacional especial.

Pamela Ossandón, Subdirectora del Área Médica del Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios”, explicó que luego que los pacientes que cumplen su ciclo escolar, se crea este taller para darle una continuidad hacia el ámbito laboral, desarrollando los lazos socio afectivos con sus pares y que se mantengan ocupados e interactúen con su entorno”.

“La idea es que estos productos se vendan para su auto sustentación. Esta es una actividad sin fines de lucro, que tiene por objetivo que se sigan desarrollando cognitiva y comunicacionalmente, una vez que ya han superado su expectativa de vida”, concluyó Ossandón.

 

Cine al Aire Libre en Beneficio del Sanatorio Marítimo

1601484_258224441010337_577675654_n

La actividad, denominada “Cine Azul”, se desarrollará los días 22, 23 y 24 de enero, en los jardines del Palacio Carrasco, con entrada gratuita y donación para los niños del recinto hospitalario.

Los alumnos del “Taller de Emprendimiento” de la Universidad Adolfo Ibáñez, organizaron un ciclo de cine abierto, llamado “Cine Azul”, en los jardines del Palacio Carrasco de la Ciudad Jardín, actividad que irá en directo beneficio de los pacientes con daño neurológico severo y profundo del Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios”.

Esta iniciativa, que cuenta con el apoyo del Departamento de Cultura de la Ilustre Municipalidad de Viña del Mar, consta de una entrada gratuita para todas las personas que quieran asistir, y tiene por objetivo principal captar socios para la institución neurorehabilitadora viñamarina, además de artículos de primera necesidad, tales como pañales de adultos y artículos de aseo.

Dicho evento se llevará a cabo los días 22, 23 y 24 de enero, a las 21:30 horas, en los jardines del Palacio Carrasco (ubicado en Avda. Libertad, entre 3 y 4 norte); y las entradas deben ser retiradas en las mismas dependencias del Palacio.

Las películas a exhibir son las siguientes, todas aptas para todo espectador:

·         22 de enero: “Mi casa es un zoológico”

·         23 de enero: “Amigos intocables”

·         24 de enero: “La decisión más difícil”

Fanpage: www.facebook.com/CicloCineAzul

Twitter: www.twitter.com/Cine_Azul

 

Concejala Urenda llama a viñamarinos a colaborar con el Sanatorio Marítimo

DSCF6869
La concejala de Viña del Mar, Macarena Urenda Salamanca, realizó una visita al Sanatorio Marítimo San Juan de Dios de Viña del Mar -ubicado en Gómez Carreño-, en una actividad  organizada por un grupo de twitteros que se pusieron de acuerdo para visitar y llevar donaciones a los pequeños que atiende este importante centro médico de la Ciudad Jardín.
“Creo que para todo viñamarino es fundamental conocer la labor que hace esta institución, que trabaja y atiende diariamente a 52 niños y jóvenes con daño neurológico severo y profundo, que han logrado vivir y rehabilitarse gracias al Sanatorio Marítimo de Viña del Mar“, dijo la concejala Urenda.
En la ocasión se explicó que a través de las redes sociales se formó un grupo solidario con esta institución por lo que decidieron reunirse en el Sanatorio, con el fin de conocerse e intercambiar ideas.
“Fue una visita y una reunión muy positiva. De hecho esperamos repetir esta acción, con el fin de apelar a la conciencia de los viñamarinos con el fin que, dentro de sus posibilidades, puedan colaborar con la institución. Se nos ha explicado que, siempre, lo que más se necesita son pañales para estos enfermos, por lo que nunca está demás que la comunidad sepa esto con el fin de poder organizarse y colaborar”, señaló la concejala Urenda.
“Trabajar en el Sanatorio Marítimo de Viña del Mar no es una tarea fácil, porque no sólo involucra el tratamiento profesional que deben recibir por su delicada condición de salud estos niños y jóvenes, sino porque también se suma el aspecto emocional y el cariño que estos pacientes necesitan y demandan”, dijo Urenda.
Andrés Pinto, gerente general del Sanatorio Marítimo, además de agradecer esta acción, señaló que “esta es una tremenda oportunidad para dar a conocer la labor que realizamos en el Sanatorio Marítimo, especialmente ahora en verano en donde los focos de atención están puestos en otros temas. Nosotros consideramos al Sanatorio como un “patrimonio viñamarino” y necesitamos que las personas y empresas sepan que requerimos de la colaboración y compañía de la gente”.
Invitación a conocer la labor del Sanatorio

La concejala Macarena Urenda enfatizó que “hoy, una vez más, hemos tenido la oportunidad de conocer el hermoso trabajo que realizan y también las grandes necesidades que tienen como Institución, para solventar los gastos de sus pacientes de alta complejidad. Invito a la comunidad de Viña del Mar a conocer y a involucrarse más en el quehacer de esta y otras entidades similares, que tanto hacen por la gente que más lo necesita en nuestra sociedad”.

La concejala explicó que “el Sanatorio Marítimo San Juan de Dios es una Institución benéfica, con más de 80 años dedicados al área salud. En la actualidad atiende a 52 niños con multidéficit, derivados de la red de salud del Servicio Nacional de Menores (Sename), por encontrarse con sus derechos vulnerados. Dadas las características y severas complicaciones de salud los niños y jóvenes que atiende el Sanatorio Marítimo tienen muchas necesidades, traducidas también en términos de costos, lo cual para la institución, significa un gran desafío al ser imprescindible contar con los recursos que permitan financiar la obra. Este hospital al mismo tiempo es su hogar y por lo tanto se les debe brindar a los niños, toda la atención y el cuidado que ellos merecen. El costo mensual en cuidados médicos, rehabilitación, educación, residenciales y logísticos es altísimo por cada niño”.

El Sanatorio Marítimo también hoy ofrece un servicio de atención permanente para el adulto mayor y cuenta con un centro médico, abierto a toda la comunidad de Gómez Carreño.

Twitteros Solidarios reunieron gran ayuda para los niños del Sanatorio Marítimo

Foto7Op

Función debut de “American Circus” logró reunir a casi dos mil personas en beneficio de los pacientes con daño neurológico severo y profundo que residen y se rehabilitan en el recinto hospitalario.

Un nuevo triunfo para la solidaridad de las personas se llevó a cabo este fin de semana, cuando la agrupación de Twitteros Solidarios, en conjunto con “American Circus”, lograron recaudar más de tres mil litros de leche, los que fueron entregados al Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios” de Viña del Mar, que alberga y rehabilita a niños y jóvenes con daño neurológico severo y profundo.

Este primer desafío del año 2014 de la organización de Twitterros Solidarios, denominado “Sonríe Ayudando”, consistió en una función gratuita que se ofreció a la comunidad, en la cual se debía recaudar en la entrada, un kilo de leche en polvo por persona, la que fue entregada directamente al gerente del Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios”, Andrés Pinto, quien se agradeció la iniciativa y la colaboración de las personas asistentes.

“Es una cantidad impresionante de leche que no esperábamos y que supera nuestras expectativas, por lo que estamos muy agradecidos de Twitteros Solidarios y de todos los que quisieron colaborar en la actividad. Nuestras recaudaciones son principalmente a través del aporte económico, o en donaciones de leche, pañales de adultos, alimentos no perecibles, artículos de aseo e higiene, todos elemento imprescindibles para realizar nuestra labor”.

La función circense reunió alrededor de mil 800 personas, incluyendo a distintos grupos que han sido beneficiados por la labor de la agrupación twittera, siendo los principales invitados para esta ocasión los niños del Sanatorio Marítimo.

Fernando Garay, director de Twitteros Solidarios, una vez más se manifiesta satisfecho y feliz con el nuevo desafío alcanzado “Hemos cumplido un nuevo desafío, tal vez uno de los más importantes, donde hemos llenado esta carpa, conjugando la alegría y el amor, con la ayuda de muchas personas que trajeron leche que fue destinada al Sanatorio Marítimo. Como Twitteros Solidarios sólo nos queda agradecer a la gente que permanentemente está confiando en nosotros y en la labor que hacemos las personas a través de las redes sociales”.

Fotografías Gentileza de Twitteros Solidarios

 

 

“American Circus” realizó gran presentación artística en el Sanatorio Marítimo

DSCF6712

La iniciativa “Sonríe Ayudando”, impulsada por la organización de Twitteros Solidarios, entregó alegría y entretención a los niños con daño neurológico profundo que viven en el recinto hospitalario.

En su decimoséptimo desafío de ayuda a distintas instituciones benéficas, la organización de “Twitteros Solidarios” de Viña del Mar, eligió al Sanatorio Marítimo  “San Juan de Dios” para lanzar la campaña “Sonríe ayudando”, la que consiste principalmente en la recaudación de leches en polvo descremadas y semi descremadas, artículos de primera necesidad para estos niños y jóvenes con daño neurológico profundo que viven y se rehabilitan en el lugar.

Esta mañana, entre las actividades de difusión de esta iniciativa, destacados artistas del Circo Internacional “American Circus”, visitaron a los niños, entregando un lúdico espectáculo para regalar sonrisas y entregar alegría a estos pacientes de alta complejidad, que en su mayoría se encuentran en estado de abandono.

Andrés Pinto, gerente general del Sanatorio Marítimo, señaló que “esta es una tremenda oportunidad para que nuestros niños y jóvenes puedan tener alguna entretención, especialmente ahora en verano. Nosotros consideramos al Sanatorio como un “patrimonio viñamarino” y necesitamos que las personas y empresas sepan que requerimos de la colaboración y compañía de la gente”.

A su vez, Fernando Garay, organizador de la actividad y coordinador de “Twitteros Solidarios”, agregó que “hace tiempo buscábamos la instancia para ayudar al Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios” y hoy hemos tenido la oportunidad de conocer el hermoso trabajo que realizan y también las grandes necesidades que tienen como Institución, para solventar los gastos de sus pacientes de alta complejidad”.

Por su parte, Daniel Duberti, representante de “American Circus” concluyó que “queremos invitar este viernes 10 de enero, a las 20.30 horas, a todas las personas, los viñamarinos, al debut del Circo, donde las personas que lleguen con un kilo de leche en polvo semi descremada o descremada, podrán ingresar gratis a ver el primer show de esta temporada en el estero Marga Marga. Y es un orgullo para nosotros poder colaborar con la misión que realiza el Sanatorio Marítimo de Viña del Mar”.

 

 

Reportaje: TENS del Sanatorio Marítimo “San Juan de Dios” de Viña del Mar

DSCF6609

DÍA A DÍA TRABAJANDO POR ENTREGAR MÁS Y MEJOR CALIDAD DE VIDA PARA NIÑOS Y JÓVENES CON DAÑO NEUROLÓGICO PROFUNDO

Sus funciones, que traspasan permanentemente el ámbito de lo profesional al emocional, permiten estimular y alegrar la estadía de estos pacientes que residen allí, y que difícilmente llegan a ser adoptados.

Trabajar diariamente con 52 niños y jóvenes con daño neurológico severo y profundo, que han llegado a vivir y a rehabilitarse al Sanatorio Marítimo de Viña del Mar por haber sido todos vulnerados en sus derechos, no es una tarea fácil, porque no sólo involucra el tratamiento profesional que deben recibir por su delicada condición de salud, sino porque también se suma el aspecto emocional y el cariño que estos pacientes necesitan y demandan.

Así lo sabe bien Ángela Mejías, integrada a la Institución un año y dos meses. Quien nos cuenta la importancia de las funciones que estos profesionales realizan con estos pacientes, ya que deben asistirlos de forma permanente, estimulando sus sentidos y sus formas de comunicación, a pesar de los diferentes grados de parálisis cerebral que presentan.

CUIDADOS ESPECIALES

-¿Cuál es el trabajo diario que ustedes realizan con los pacientes del Sanatorio Marítimo?

Ángela Mejías, quien ya se siente compenetrada con los valores y la caridad con que se deben tratar a estos niños y jóvenes, relató que “lo principal es brindarle los cuidados básicos, partiendo por mantener siempre su dignidad y ser minuciosos en todo lo relativo al aseo y confort que necesitan.  Todos los técnicos en enfermería que trabajamos acá, sabemos que esta es la base para que ellos se sientan bien. Desde el traslado de la cama a su silla de movilización diaria, tiene que ser una constante y cuidadosa, ya que nuestros niños son completamente dependientes de uno”.

“Sobre la alimentación de los pacientes, tanto por boca como por gastrostomía o sonda nasogástrica, tenemos que tener siempre en cuenta que aquellos niños que pueden comer por boca tienen problemas de deglución, entonces siempre hay que seguir las medidas correspondiente y dedicar tiempo y atención a cada uno”, comentó Mejías.

Además, la técnico paramédico destacó que la administración de medicamentos de los niños y jóvenes con daño neurológico severo y profundo que viven y se rehabilitan en el Sanatorio Marítimo de Viña del Mar, es muy importante debido a que por su calidad de multidéficit, cada uno tiene tratamientos a sus distintos horarios, con distintas formas de administración y medicamentos suministrados, manteniendo siempre un estricto control de cada uno de sus signos vitales para mantenerlos estables y en buena condición de salud.

-¿Cuáles son los principales cuidados que ellos necesitan?

“Los principales cuidados son al trasladar a nuestros pacientes. Movilizarlos, a veces es un trabajo duro y difícil, ya que muchos tienen un peso elevado y nos dificulta el fácil desplazamiento de los pequeños”.

Además, Ángela Mejías agregó que uno de los principales factores del cuidado de los niños y jóvenes del Sanatorio, son los cuidados de su piel y de sus heridas. Al estar muchos tanto tiempo en cama, son dependiente de nosotros en el sentido del cuidado y la prevención de la aparición de escaras o patologías que se presentan en su piel, por lo que reiteró ña uno es probable que su piel se vuelva más frágil a heridas por presión por eso reitero la importancia del compromiso de los profesionales que están encargados de mantener la calidad de vida de los pacientes.

“No cualquier persona tiene la disposición y nivel de entrega para trabajar con pacientes de este tipo de complejidad. Se convierte en un desafío profesional inmenso, pero la gratificación de saber que el trabajo bien hecho que uno realiza, repercute positivamente en la salud de alguien más vulnerable”, explicó.

CUANDO SE INVOLUCRAN LOS SENTIMIENTOS

-¿Cómo es su relación afectiva con ellos?

Ángela Mejías se emociona. “Ellos se han convertido en mi segunda familia. Es tanto el tiempo que le dedicas a cada uno de estos niños, que aunque crezcan en edad, se mantienen siendo unos niños que necesitan atención y afecto. Con este sentimiento, te haces parte de ellos, de sus vidas, sus rutinas, les conoces sus gustos, distingues en sus rostros cuando se sienten mal, cuando están enojados, cuando quieren o necesitan algo”.

“Somos nosotros quienes podemos darnos cuenta si su estado de salud evoluciona o empeora. Es una relación más allá que la de un paciente con su paramédico, creo que ellos necesitan mucho más amor, entrega y cariño. A veces, eso puede más que cualquier cosa o estímulo, es muy importante brindarles atención y afecto. Creo que es la base para su desarrollo, porque estoy más que segura que ellos pueden entender, experimentan lo que es la alegría cada vez que te sonríen; y la pena, cuando sienten dolor”.

-¿Hay algún caso que la haya conmovido especialmente, más que otros? ¿Por qué?

“Todos mis niños tienen alguna historia conmovedora. Algunas más tristes que otras, pero sin embargo, para mí son todos igual de importantes, pero uno trata de que sin importar de dónde y cómo fue su historia, hacerles la vida cada día más linda. Esa es nuestra tarea”, enfatizó Mejías.

-En el tiempo que lleva trabajando en el Sanatorio Marítimo, ¿qué ha sido lo más gratificante que le ha tocado vivir?

“Escuchar un “gracias tía”. Eso, creo que es más que gratificante. No tengo siquiera palabras para describirlo. Por ejemplo, Sofía es una de “mis” niñas en el Sanatorio, la cual te da las gracias siempre por cada cosa que tú hagas, sin esperar nada a cambio. Te recibe con una sonrisa y ella, como todos, te alegran el día. Estoy más que agradecida con ellos, porque hacen que veas la vida con otros ojos, hecho que a veces uno no ve y es ahí donde te preguntas porqué les tocó a ellos”, contó emocionada Mejías.

-Ángela, ¿qué ha sido lo más doloroso que ha vivido en este año trabajando en el Sanatorio?

“El saber que te puedes despertar una mañana y darte cuenta que puedes estar en la misma situación que ellos. O que puedes llegar a trabajar un día y saber que uno de ellos ha partido al “mundo de los ángeles”. Duele pensar que no pidieron llegar a este mundo y que hay veces que muchos de ellos, por responsabilidad o irresponsabilidad de sus familias, están donde están. Pero por niños como ellos, uno ama lo que hace y está cada día presente para que a ellos no les falte nada. Somos una gran familia”.

AUMENTANDO LA EXPECTATIVA DE VIDA

– ¿Cómo cree usted que ha sido la evolución de este trabajo, comparando el Sanatorio antiguo, al nuevo?

“La experiencia ha sido principalmente buena, siempre en base al servicio de nuestros niños. La atención tiene que ser de excelencia, ya que por ellos estamos ahí. A medida que el tiempo pasa, se implementan más tecnologías y herramientasque ayudan con el avance del estado de cada uno, logrando nuevas cosas que son visibles. Lo más concreto de esto es el aumento en la expectativa de vida de nuestros pacientes, que crece año a año, producto de la impecable atención que todos les brindamos”.

-¿Cómo piensa usted que ha contribuido su trabajo al mejoramiento de la calidad de vida de estos pacientes?

“Siempre es bueno poner nuestro granito de arena para ayudar. Creo que mi aporte como técnico en enfermería, es satisfacer de la mejor forma las necesidades básicas de nuestros pacientes. No sólo los cuidamos, somos su familia, sus amigos, quienes estamos en el día a día con ellos. El cariño y nuestra preocupación hace que la calidad de vida de nuestros niños sea cada vez más mejor”.

ANGELA MEJIAS BUSTAMANTE

Edit Me!